M

negro como mi corazón

twitter
Couldn't connect with Twitter

síguenos:
fb        ig

poetas del mundo náhuatl

La poesía es un género literario que ha tenido a grandes representantes mexicanos.

Hoy queremos rendir un homenaje a los grandes poetas que mediante la narrativa en su poesía dan una interpretación de la naturaleza, el amor, la belleza, el erotismo, la cosmovisión o la guerra. 

Te invitamos a conocer un poco sobre estos poetas que han formado parte de nuestra historia como mexicanos y a leer sus obras maestras.

Nezahualcóyotl

Tlatoani de la región de Texcoco, en el actual Estado de México, fue un militar y político de la época prehispánica. Fue un notable poeta, erudito y arquitecto. Nezahualcóyotl escribió numerosos poemas, el más conocido es el siguiente:

Amo el canto del cenzontle,

pájaro de las cuatrocientas voces.

Amo el color del jade,

y el enervante perfume de las flores,

pero lo que más amo es a mi hermano,

el hombre.

Nezahualpilli

Tlatoani de la región de Texcoco, nombrado como sucesor de su padre, Nezahualcóyotl. También poeta, fue considerado un tlatoani justo y buen gobernante.  Sólo uno de sus poemas sobrevive y es llamado Icuic Nezahualpilli yc tlamato huexotzinc

El llanto se extiende, las lágrimas gotean allí en Tlatelolco.
Por agua se fueron ya los mexicanos;
semejan mujeres; la huída es general.

¿Adónde vamos?, ¡oh amigos! Luego ¿fue verdad?
Ya abandonan la ciudad de México:
el humo se está levantando;
la niebla se está extendiendo.
Con llanto se saludan el Huizen Ahuácatl Motelhuihtzin,
el Tlailotlácatl Tlacotzin,
el Tlacatecuhtli Oquitzin.
Llorad, amigos míos.
tened entendido que con estos hechos
hemos perdido la nación mexicana
¡El agua se ha acedado, se acedo la comida!
Esto es lo que ha hecho el Dador de la vida en Tlatelolco.
Sin recato son llevados Motelhuihtzin y Tlacotzin.
Con cantos se animaban unos a otros en Acahinango.
Ah, cuando fueron a ser puestos a prueba allá en Coyoacán.

Cacamatzin 

Hijo del anterior tlatoani, Nezahualpilli y de Chalchiuhnenetzin, hermana de Moctezuma. Murió asesinado por los españoles durante la Noche Triste, junto a otros nobles que se encontraban arrestados, fueron ejecutados por los soldados de Hernán Cortés. Siguiendo el legado familiar, escribió poesía. 

Cacamatzin Ycuic (Cantos de Cacamatzin)

Amigos nuestros,

escuchadlo:

que nadie viva con presunción de realiza.

El furor, las disputas

sean olvidadas,

desaparezcan

en buena hora sobre la tierra.

Axayácatl

Huey tlatoani mexica, sucesor de Moctezuma I y padre de Moctezuma II. Además de los poetas de la región de Texcoco, Tenochtitlan tuvo representantes como Axayácatl, el tlatoani mexica más joven en ascender al trono, a los 19 años. Fue un gran guerrero y gobernante.

Ycuic Axayacatzin, Mexico tlatohuani (Cantos de Axayácatl)

Ha bajado aquí a la tierra la muerte florida,

se acerca y ya aquí,

en la región del color rojo la inventaron

quienes antes estuvieron con nosotros.

Va elevándose el llanto,

hacia allá son impelidas las gentes,

en el interior del cielo hay cantos tristes,

con ellos va uno a la región donde de algún modo se existe.

Macuilxochitzin

Poetisa de la región de Tenochtitlan, hija del guerrero Tlacaélel. La mayoría de sus poemas hablan de las batallas y enfrentamientos que mantuvo que su padre, en plena expansión de los aztecas en Mesoamérica.

Canto de Macuilxochitzin

Elevo mis cantos,

Yo, Macuilxóchitl,

con ellos alegro al “Dador de la Vida”,

¡comience la danza!

¿Adónde de algún modo se existe,

a la casa de Él

se llevan los cantos?

¿O sólo aquí

están vuestras flores?,

¡comience la danza!

Tecayehuatzin

Príncipe de Huexotzinco, una ciudad-Estado independiente en Puebla. Convocó a poetas y sabios para discutir el significado de la verdadera poesía. «Las flores y las canciones, o, puede ser, el arte y la poesía. ¿Son éstas quizá la únicas verdades aquí en la tierra? O tal vez la flor y la canción son el único medio de expresar palabras verdaderas».

¡Amigos, favor de oír
este sueño de palabras!:
en tiempo de primavera nos da vida
el áureo brote de la mazorca:
nos da refrigerio la roja mazorca tierna,
pero es un collar rico el que sepamos
que nos es fiel el corazón de nuestros amigos.

Tochihuitzin Coyolchiuhqui 

Poeta náhuatl, hijo de Itzcóatl. Tochihuitzin fue contemporáneo de Nezahualcóyotl. De acuerdo con los Canales de Cuauhtitlan, fue uno de los muchos hijos de Itzcóatl, el tlahtoani mexica de Tenochtitlan. Tochihuitzin se casó con Achihuapoltzin, hija del famoso consejero Tlacaelel

Vinimos a soñar

Asi lo dejó dicho Tochihuitzin,

Asi lo dejó dicho Coyolchiuhqui:

De pronto salimos del sueño,

sólo vinimos a soñar,

no es cierto, no es cierto,

que vinimos a vivir sobre la tierra.

Como yerba en primavera

es nuestro ser.

Nuestro corazón hace nacer, germinan

flores de nuestra carne.

Algunas abren sus corolas,

luego se secan.

Así lo dejó dicho Tochihuitzin. 

Chichicuepon de Chalco

Poeta y litigante desafortunado. Nacido en Amecameca a fines del siglo XVI, escribió en náhuatl sus relaciones históricas y un diario personal, en los que ofrece cuantas noticias allegó acerca del origen y florecimiento de su patria chica.

Un poeta de Chalco

Aquí está el agua y el monte, 

aquí el altar de los jades Amaquemecan – Chalco

en la orilla del bosque, 

en la cercanía de las nieves… 

donde vive la codorniz blanca… 

Aquiauhtzin de Ayapanco

Cantor de la divinidad y el erotismo. Poeta Náhuatl, autor de Chalcacihuacuicatl, uno de los poemas eróticos que refleja como la guerra se transforma en asedio erótico, acercamiento de  contrarios, acto sexual con todos sus preámbulos. 

Por allá he oído un canto,
lo estoy escuchando,
toca su flauta,
sartal de flores, el Rey Ayocuan.
Ya te responde,
ya te contesta,
desde el interior de las flores
Aquiauhtzin, señor dé Ayapanco.
La búsqueda del Dador de la vida.
¿Dónde vives, oh mi dios,
Dador de la vida?
Yo á ti te busco.
Algunas veces, yo poeta
por ti estoy triste,
aunque sólo procuro alegrarte.
Desde la región de las flores y las pinturas se busca al Dador de la vida.
Aquí donde llueven
las blancas flores,
las blancas flores preciosas,
en medio de la primavera,
en la casa de las pinturas,
yo sólo procuro alegrarte.
Todos aguardan la palabra del Dador de la vida.
¡ Oh, vosotros que de allá de Tlaxcala,
habéis venido a cantar, al son de brillantes timbales,
en el lugar de los atabalés!
flores fragantes:
el señor Xicoténcatl de Tizatlan,
Camazochitzin, quienes se alegran con cantos y flores
aguardan la palabra del dios.
Invocación insistente al Dador de la vida.
En todas partes está
tu casa, Dador de la vida.
La estera de flores,
tejida con flores por mi.
Sobre ella te invocan los príncipes.
¡El pájaro cascabel, símbolo del Dador de la vida, aparece cantando. Con su venida llueven las flores.
Los variados árboles floridos se yerguen
en el lugar de los atabales.
Tú estás allí:
Con plumas finas entreveradas,
hermosas flores se esparcen.
Sobre la estera de la serpiente preciosa,
anda el pájaro cascabel,
anda cantando,
sólo le responde al señor,
alegra a águilas y tigres.
Ya llovieron las flores,
¡comience el baile, oh amigos nuestros,
en el lugar de los atabales!
Nueva pregunta
¿A quién se espera aquí?
Se aflige nuestro corazón.
El Dador de la vida se hace presente en las flores y los cantos.
Sólo el dios,
escucha ya aquí,
ha bajado del interior del cielo,
viene cantando.
Ya le responden los príncipes,
que llegaron á tañer sus flautas.